;

5 Consejos para SER MÁS RENTABLE SIN VENDER MÁS

Uno de los objetivos fundamentales de toda  es empresa es vender. Sin ventas no puede haber supervivencia de la empresa, sea del sector que sea. Por tanto, se capaces de mejorar e incrementar las ventas ha de ser uno de los aspectos a trabajar por parte de los directivos.

Cuando uno piensa en vender más siempre lo hace en términos absolutos, es decir, en vender más cantidad  de productos. Sin embargo, esto puede ser un error. Muchas veces vender más significa más gastos y menos rentabilidad. Por tanto, vender más puede significar no incrementar la cifra de facturación sino mejorar los márgenes actuales.

Cuando hablamos de márgenes estamos tocando un tema clave. Realmente, no importante tanto la cantidad que factures. Medir la calidad de una empresa por su volumen de ventas es un error de bulto que muchas empresas cometen. La verdadera medida son los márgenes de rentabilidad. Para que quede claro, se pueden facturar cientos de millones de euros y tener pérdidas. Por tanto, partir de la premisa de que lo importante es la facturación es un error de parvulario. Veamos un ejemplo simplificado:

La empresa A factura 2.000.000 € y tiene un margen neto del 10%.. Esto supondría un beneficio de 200.000€.

La empresa B factura 1.500.000€ y tiene un margen neto del 15%. El beneficio sería de 225.000€.

Agile Management: agilidad, flexibilidad y eficacia

Lo que podemos ver en este sencillo ejemplo es que, facturar más no siempre significa ganar más dinero ni que la empresa sea mejor que la competencia. Esto nos llevaría a otra palabra clave, la eficiencia. Puede ser que la empresa B o bien venda más caro, lo cual habría que analizar por qué o sea mucho más eficiente en lo que a costes se refiere.

Partiendo de esta base, para tener claro el punto de vista desde el que vamos a partir, veamos de qué forma podemos mejorar nuestra rentabilidad sin necesidad de incrementar las ventas:

  • Controla a tu competencia: Una aspecto importante es saber cómo es nuestra competencia. Puede que nuestra empresa sea muy eficiente, pero si la competencia lo es más, estamos en un aprieto. Saber en qué punto estamos respecto a nuestros rivales es clave para determinar en qué podemos mejorar o que debemos potenciar.
  • Vigila los gastos: Tener un presupuesto es algo fundamental en toda empresa, independientemente de su tamaño. La forma más común de hacerlo es a través de un presupuesto real y eficaz. En muchas ocasiones reducir gastos innecesarios y realizar un control férreo sobre el dinero sirve para mejorar automáticamente la rentabilidad. Cada céntimo de la empresa ha de ser controlado.
  • Mejora tu estructura de ventas: Hoy en día vender es mucho más que salir a colocar los productos. La ingeniería de ventas tiene cada vez más importancia. Es importante conocer todos los procesos e implicaciones que tiene la venta. Por ejemplo, debemos saber cuánto nos cuesta hacer una venta, tanto en tiempo como en dinero. Diseñar un plan de ventas es la forma más efectiva de mejorar la eficiencia de las ventas.
  • Define tus objetivos: Un error muy común es que establecer objetivos en base a volumen de ventas. Es decir, a principio de año, las empresas establecen como meta facturar una determinada cantidad de dinero. Esto es un error. Vender más nunca puede ser un objetivo en sí, es un medio para algo más. Ese algo más es lo que debes definir de forma clara y precisa. Se trata, en definitiva, de que tu empresa tenga unos objetivos que cumplir, así toda la compañía trabajará en una misma dirección. De lo contrario tu empresa podrá ser un barco sin rumbo. Tener objetivos claros sirve para mejorar la eficiencia de la compañía y para ser más productivo.
  • Mejora tu eficiencia: Tener unos procesos perfectamente optimizados mejora la eficiencia de nuestra empresa en gran medida. A mayor eficiencia mayor rentabilidad. En una empresa debemos tratar de ser lo más productivos posibles, esto implica estar en mejora continua. Este concepto es propio del sistema Lean Managemet. Una empresa más productiva es una empresa más rentable. Muchas veces no se trata de tener la fábrica llena de robots. La eficiencia parte, en muchas ocasiones, de la forma de pesar, de la filosofía de la empresa, es lo que se conoce como kaizen.

 Ser capaz de ser más productivo y por ende más rentable es una tarea que las empresas han de realizar en el día a día. Es una labor continua, que exige un esfuerzo continuo. Una empresa rentable será una empresa con futuro y a mayor rentabilidad mayores serán las posibilidades de crecimiento y solidez de tu empresa.

La estrategia empresarial: Cómo hacer un plan estratégico en 4 pasos