;

La competitividad de las empresas españolas.

Uno de los principales hándicaps a los que se enfrentan las empresas españolas es su falta de competitividad.  Actualmente la economía española se encuentra en el puesto número 34 en el ránking de competitividad a nivel mundial. Si tuviéramos que definirla, en palabras de la Cámara de Comercio, diríamos:

“La competitividad empresarial en pocas palabras, es la capacidad que tiene nuestra empresa de hacer las cosas mejor que su competencia, ya sea en términos de producto, producción, costes, calidad,… de manera que al final suponga una ventaja a la hora de hacer nuestro negocio más rentable”.

nvalorComo se desprende de la definición de competitividad, el objetivo final es que la empresa sea más rentable. Una mayor rentabilidad se traduce en una mayor generación de recursos que podrán ser utilizados precisamente, para invertir en mejorar la empresa y así estar siempre a la vanguardia y ser un líder de mercado.

El problema de muchas empresas españolas es que pasan por alto este elemento. Se preocupan de vender sus productos sin pararse a pensar de qué forma podrían mejorar esos procesos productivos.  Salir al mercado de forma más eficiente y competir en mejores condiciones es clave a la hora de establecer la visión de futuro. Se puede elegir entre ser una empresa más o ser líder de su mercado.

El error que cometen muchos empresarios es tratar de buscar competitividad reduciendo salarios. Esto viene favorecido, en gran medida, por las políticas del gobierno encaminadas siempre hacia este punto. Ser más competitivo significa hacer lo mismo que otros pero mejor. Para ello no necesitas ser el que más barato.  Mejorar la competitividad de las empresas puede hacerse desde un puntos de vista operacional, de estrategia, comercial, tecnológico, marketing…tratar de ser competitivos a base de ahorrar costes en salarios es un parche, una medida a corto plazo sin ningún tipo de valor. Si alguien piensa que esta medida es efectiva ¿Por qué las empresas españolas son tan poco competitivas? Si tener salarios bajos es la clave, países como Alemania, Inglaterra, Holanda… deberían estar a la cola… Está claro que quien se equivoca somos nosotros.

¿Cuál es la solución?

Los empresarios deben concienciarse de que invertir en tecnología, mejorar los procesos productivos y organizativos; diseñar  planes estratégicos,  gestionar financiera de forma eficiente y llevar estrategia de marketing conjuntamente con una buen desarrollo comercial es fundamental.

Mejorar todos estos aspectos requiere tiempo, pero a largo plazo obtiene mejores resultados que bajar salarios. Si queremos que las empresas españolas sean competitivas, deben trabajar mirando al futuro, tratando de anticiparse y adaptarse a él. Trabajar como hace 20 años, ya no funciona.