;

El tiempo como ventaja competitiva para tu empresa I

Generalmente, cuando hablamos de ventajas competitivas hablamos de competitividad empresarial. La cabeza se nos va a tener algo que tu competencia no tiene. Al mismo tiempo solemos asociarlo con mejoras en la productividad, investigación, I+D… Sin embargo, hay algo con lo que raras veces se cuenta: el tiempo.

La gestión del tiempo en las organizaciones es fundamental. Debido a que es un factor que no muchas empresas tienen en cuenta, hacer un buen uso del mismo es fundamental. Dentro del seno de una empresa, podrás comprar las mejores máquinas, los mejores vehículos, contratar el mejor personal pero nunca podrás comprar tiempo. Lo más próximo que estará tu empresa de ello es realizando una mejor gestión del mismo.

Hasta no hace mucho tiempo, las ventajas competitivas solían centrarse en:

  • El precio: Algo que en la actualidad casi ha desaparecido, debido a que todas las compañías son capaces de fabricar y vender a precios similares.
  • Calidad: No hace muchos años, podíamos encontrar en el mercado productos de alta calidad a precios razonables. La calidad ya no importa tanto ya que los consumidores sólo buscan precio. Véase lo que ocurre en el sector textil, por ejemplo.
  • Innovación: Para Apple este fue el  motor que la impulsó durante años. Sin embargo, cada vez es más difícil mantener ventajas competitivas en este sentido. En parte debido a que cualquier producto hoy en día es fácil de copiar, como ocurre en el sector tecnológico, donde una empresa hace el I+D y al año aparecen multitud de productos casi iguales.

Por estos motivos que acabamos de ver, el tiempo como ventaja competitiva cobra más importancia que nunca. La forma en la que los directivos gestionan el tiempo (en producción, desarrollo, distribución, ventas, stock…) es una una de las ventajas competitivas más poderosas que existe. Sin embargo, es de las menos explotadas…¿Cuántas empresas tienen medidos sus procesos de forma cronometrada? Muy pocas.

7+1 ERRORES que dicen que tu empresa carece de estrategia

¿Dónde nace la idea del tiempo como ventaja?

Las empresas japonesas, después de la Segunda Guerra Mundial, usaron sus bajos costes para competir. A medida que éstos fueron subiendo se enfocaron en lograr otro tipo de ventajas, y se centraron en la gestión del tiempo. Buscaban acortar el ciclo de desarrollo del producto, tiempo de fabricación….de forma que lograban una mejor administración de costes, calidad e inventario.

Debemos tener muy presente que el tiempo es dinero. Cuánto más lento sea tu proceso productivo, más dinero perderás. Por eso, el tiempo es una ventaja competitiva….porque  si tu empresa tiene el ciclo productivo más rápido, irás por delante de tu competencia. Esto es algo que usó Inditex  durante años, la textil española es capaz de diseñar   y vender una prenda en cualquier parte del mundo en menos de 3 semanas.

Fueron los japoneses de Toyota allá por los años 70 los que crearon el concepto de fábrica flexible. Los costes de una empresa vienen determinados por la cantidad de productos fabricados (economía de escala) y por la variedad de productos fabricados. Lo que hicieron los japoneses fue buscar el punto de equilibrio óptimo entre cantidad y variedad.

El tiempo como ventaja competitiva

Lo que se logra con el concepto de fabricación flexible es precisamente una mejor gestión del tiempo. Se gana en capacidad de adaptación. El claro ejemplo de esto fue la guerra competitiva de Honda y Yamaha. De hecho, Honda, es pionera en la gestión del tiempo. Basaron su estrategia de competitiva contra Yamaha. Fueron capaces de hacer las reestructuraciones necesarias para ser capaces de producir mucho más rápido que su rival.

La gestión del tiempo raramente es algo que los directivos tengan en cuenta, como hemos dicho ya. Sin embargo, una buena gestión del tiempo puede aportar más beneficios competitivos que una buena gestión financiera.

A día de hoy, la mayoría de compañías tratan de competir en precio. Los gerentes buscan reducir costes como sea para fabricar más barato. Tratan de mejorar plantas productivas, mejora de procesos, compra de maquinaria, software…Este sería el concepto tradicional de fabricación de escala. Sin embargo, en el modelo de fabricación flexible busca atraer a los clientes más rentables gracias a mejorar la respuestas organizativas, eliminar retrasos etc. Este modelo de fabricación flexible fue usado también por compañías occidentales como Benetton, Mcdonald`s, Domino´s Pizza…

Estas diferencias entre las fábricas tradicionales y las basadas en el tiempo se suman. Las fábricas flexibles disfrutan de grandes ventajas tanto en productividad como en tiempo: la productividad laboral en las fábricas basadas en el tiempo puede ser hasta un 200 % más alta que en las plantas convencionales. Las fábricas basadas en el tiempo pueden responder de ocho a diez veces más rápido que las fábricas tradicionales. Producción flexible significa mejoras significativas en la productividad laboral y de activos netos. Estos, a su vez, producen reducciones de hasta un 20 % en los costos generales y aumentos en el crecimiento por una inversión mucho menor.

Este artículo será siendo desarrollado en los siguientes.

Dime por qué vendes y te diré que empresa eres.

Fuente: George Stalk: Time, the next source of competitive advantage