;

¿Por qué pensar sólo en facturar más no mejora tu negocio?

Pensar sólo en facturar no hará que tu empresas sea mejor

Así de claro y rotundo. La mejor empresa no es la que más vende, y por tanto más factura. La mejor empresa es la que más rentabilidad obtiene. Como directivos o empresarios, ¿qué os parece más interesante? Que vuestra empresa facture tres millones de euros y obtenga un beneficio neto de 300 mil euros o que facture 2.5 millones y un beneficio de 350 mil. Seguro que todos  aquellos que estais leyendo este interesante artículo pensais que lo lógico es la segunda opción. Y así es. Después, en la realidad, la cosa no funciona así. La «vara de medir» que suelen usar las empresas para determinar su potencial es la facturación. Se trata de un error de bulto, que a nuestro juicio, perjudica enormemente la competitividad de las empresas españolas. Recordemos, que en el  ranking mundial, en el año se encuentra en el puesto del mundo. Algo estamos haciendo mal para que esto sea así.

7 Beneficios de un plan de estrategia empresarial

Pensar que facturar más mejora tu negocio: un el principal error

Todas las empresas, sean grandes o pequeñas, se suelen medir por un concepto llamado EBITDA (por sus siglas en inglés). No es otra cosa que los beneficios ANTES de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones. LA clave de esto está en la palabra «antes». Pensemos: que sentido tiene medir la calidad de una empresa sin tener en cuenta gastos tan importantes como los intereses o los impuestos. Empresas con una mala gestión financiera pueden tener un EBITDA del que presumir y luego, a la hora de la verdad, tener pérdidas. Este ha sido un concepto que se inventó en Estados Unidos por los bancos de inversión y que tenía como único objetivo «apalancar» más las empresas. Dicho de otra forma, el EBITDA se utiliza porque permite que las empresas se endeuden más.

¿Que sentido tiene medir las empresas sin tener en cuenta parte de sus gastos? Ninguno, esa es la respuesta. Tradicionalmente las empresas basan sus éxitos en los incrementos de facturación. Las empresas han de medirse por lo ganan a final de año. Es decir, el dinero que obtienen. Hay muchas métricas para hacerlo, pero lo importante es saber determinar lo rentable que es nuestra empresa respecto a la competencia, sin importar lo que facturemos.

Generalmente, los aumentos de facturación deben ser financiados. Si una empresa es poco rentable, por mucho que facture, significa que tiene una mala gestión. Por contra, una empresa con menor nivel de ventas o facturación pero más rentable, a la larga, obtendrá mejores resultados. ¿Esto a que se debe? Sencillamente por que una mayor rentabilidad permite a la empresa ganar más y autofinanciar su crecimiento. Ser poco rentable, hace que se dependa de entidades financieras, haya que pagar intereses y por tanto, que «regalemos»parte de nuestros beneficios por no tener una buena estrategia o por no llevar a cabo una buena gestión.

¿En qué debemos centrarnos?

En mejorar la gestión integral de la empresa para que ésta sea más rentable. El objetivo primordial es la rentabilidad, por encima de la facturación. ¿Por qué? Pues porque dependeremos menos de entidades financieras. Tendremos más control de nuestra empresa. Ganaremos más dinero y….sobre todo porque ES LA PRINCIPAL ARMA QUE TENEMOS PARA DEFENDERNOS Y ATACAR A NUESTRA COMPETENCIA!

La rentabilidad como arma de ataque a la competencia: Supongamos que estamos en un sector que está de «moda». Han aparecido muchas nuevas empresas que venden productos muy similares a los nuestros y para captar clientes venden a precios más baratos. Nuestra empresa,  que lleva años en el sector, vende más caro ya que tiene una reputación y un prestigio, sin embargo, esta perdiendo clientes. Si somos una empresa bien gestionada y de alta rentabilidad, podremos bajar precios por debajo de nuestros nuevos competidores, aprovechar el prestigio y reputación que tenemos y «ahogar» a todas estas empresas de nueva creación. Si por el contrario, nuestra empresa fuese la típica compañía tradicional, centrada en ventas, poco rentable y poco margen de maniobra…¿Que ocurría en esta situación? Hay dos opciones, o perdemos los clientes porque no podemos bajar precios, o lo hacemos

Plan estratégico de una empresa: todo lo que necesitas saber

Leave a comment