;

La gestión financiera

Las empresas de hoy en día se mueven en un entorno cada vez más competitivo. Tradicionalmente el área comercial siempre ha sido la parte de la empresa a la que más importancia se ha dado. Si bien esto es cierto hay otra parte que tradicionalmente se ha descuidado: la gestión financiera.

Si uno mira los diarios el dia que las empresas del Ibex presentan resultados vera que el EBITDA a aumentado en x tanto por ciento o que ha disminuído. Jamás verá una frase que diga: La empresa XX ha aumentado su EBITDA en un 2% pero su deuda lo ha hecho en 5%.  La mirada se posa siempre sobre lo que vende la empresa, que es fundamental, pero nunca se ponen los ojos sobre lo que debe. Tan importante es una cosas como la otra. Si una empresa aumenta su facturación pero esto se hace en base a deuda no es bueno. Esto es debido a una mala gestión financiera. El aumento de ventas es lo que más peso tiene en las cuentas de la empresa porque se considera  que es lo que determina la «fuerza» de la misma. Esto es un error.

Veamos un ejemplo. Dos empresas, A y B:

gestión financiera-La empresa A tiene un EBITDA de 5 millones de euros y un beneficio neto de 500 mil euros.

-La empresa B tiene un EBITDA de 3 millones de euros y un beneficio neto de 650 mil euros.

En cualquier periódico económico destacarían el buen hacer de la empresa A respecto a la B. ¿A qué se debe esta diferencia de beneficio? A la gestión financiera.

Una buena gestión financiera de nuestra empresa hará que los beneficios sean mayores. Uno de los gastos más importantes que la empresa tiene que abordar es el pago de intereses (que en el EBITDA no se incluyen). Este gasto puede hacer que la compañía entre en pérdidas. Empresas que se centran en vender a toda costa  olvidan que lo más importante es crecer de forma sostenible. La gestión financiera es la clave para evitar que tu empresa se convierta en un gigante con pies de barro.

¿Cómo se mejora la gestión financiera?

Una empresa es como un rascacielos. La gestión financiera son los cimientos de ese rascacielos y el aumento de ventas son sus plantas. Para poder aumentar sus ventas y crecer de forma sólida y que pueda afrontar los problemas con solvencia, sus bases han de ser fuertes. Esto se consigue tratando de que endeudar la compañía lo mínimo posible y siempre dentro de lo límites que esta es capaz de soportar. Para ello es necesario trabajar en mejorar la rentabilidad. A más rentabilidad, más beneficio y  eso se traduce en músculo financiero. Ese músculo es lo que dotará a nuestro «rascacielos» de una base sólida y ancha para que las ventas puedan crecer.

Resumiendo, una buena gestión financiera no sólo ayudara a tu empresa a ser más competitiva y rentable, si no que hará que sea menos vulnerable antes las dificultades.

Leave a comment