;

Principales errores a la hora de dirigir tu empresa

A la hora de dirigir cualquier negocio hay que ser consciente de que no se puede abarcar todo. Saber delegar es una de las cosas más difíciles y al mismo tiempo más importantes en toda empresa. De esta falta de delegación surgen una serie de problemas que son  comunes a muchas empresas. Si como empresario te ves reflejado en una de estas situaciones, entonces, tienes un problema.

-Falta de preparación de los empresarios: Esto provoca una falta de perspectiva grave. Lleva a creer que lo que se hace es lo correcto ante la ausencia de puntos de vista alternativos y formación. El gerente o empresario no puede ser experto en ventas, finanzas, marketing, operaciones o asuntos legales. Querer abarcar todos estos ámbitos es perjudicial para la empresa.

Hay que saber delegar y rodearse de buenos profesionales

-Falta de de perspectivas de futuro para la empresa (falta de estrategia). Por regla general, las empresas, al alcanzar cierto tamaño o nivel de beneficios se estancan. No porque no tengan potencial si no por conformismo. Esto provoca en muchos casos que se deje de mejorar el negocio y este acabe entrando en declive.

7 aspectos clave para asegurarte que tu empresa crezca

 

errores Pymes-Conservadurismo empresarial, miedo a la innovación y los cambios: la mayoría negocios españoles nacieron en épocas donde la empresas nacían trabajando de una determinada forma, haciendo un tipo de producto y esto la hacía durante la toda la vida del negocio sin variar ni un ápice. Esto, hoy en día, es la crónica de una muerte anunciada. Vivimos en un mundo que evoluciona a pasos agigantados. La innovación y la competitividad marcan la realidad de las empresas. Algunos empresarios son muy reacios a cambiar su forma de proceder ya que creen que lo que llevan haciendo los últimos 20 años les valdrá durante los próximos 20. Lo más probable es que lo que haces hoy, no valdrá en cinco.

-Mala gestión financiera: la regla general de toda empresa es vender, a partir de ahí el resto es secundario. El empresario conservador y poco formado no da importancia a la parte financiera o estratégica. Sólo se acuerdan de ellas cuando tienen problemas. No son conscientes de que, muchas veces, una buena gestión de las finanzas ayuda a solventar los problemas de forma más rápida y eficaz, o directamente los evita.

Saber en qué punto la empresa o la dirección debe mejorar no es un síntoma de debilidad, si no de inteligencia.

-Mala gestión del personal: Otro de los errores clásicos  es la pésima gestión que se hace en las empresas del personal contratado. En muchísimas ocasiones, las pequeñas y medianas empresas no contrata a los mejores, contrata a los más próximos. Son muy endogámicas, los empresarios se rodean de familiares, amigos o allegados sin importarles su valía. El éxito de la empresa viene determinado en gran medida por la valía de su personal. Por poner un símil… nadie se imagina al presidente de un gran club de futbol contratando a los amigos, sobrinos, hijos de amigos etc.  Tratan de buscar a los mejores con el presupuesto que tienen, entonces…¿Por qué los empresarios comenten el error de contratar a gente incompetente?

-Errores de liderazgo: El liderazgo que se suele ejercer es el de tipo autocrático. El empresario se limita a ordenar, no sabe escuchar y sus órdenes son incuestionables. La consecuencia es que si comete errores no sepa que lo está haciendo.  Probablemente no haya quien se lo diga y tampoco  no admite opiniones en contra. Es un tipo de liderazgo que no funciona nada bien entre profesionales cualificados, de ahí que los empresarios se rodeen de personas poco cualificadas (tanto como él o menos) o bien tejan a su alrededor una red clientelar que en ningún caso le pondrá objeciones a sus decisiones u opiniones.

Reconocer errores es difícil, pero al mismo tiempo es una gran virtud. Las organizaciones que son capaces de ver en qué están fallando son las que antes buscarán soluciones. Saber en qué punto la empresa o la dirección debe mejorar no es un síntoma de debilidad, si no de inteligencia.

La planificación estratégica explicada con un ejemplo

Leave a comment