;

Tu empresa no es tan eficiente como piensas: TPS

Cuando pensamos en la eficiencia en el mundo de los negocios se nos viene a la cabeza el nombre de una compañía japonesa: TOYOTA. Seguro que has oído hablar el TPS o del Lean Management  o Manufacturing. En el supuesto caso de que dirijas una empresa y no sepas lo que es corre a buscar un libro que te lo explique porque tienes un problema. El modelo de Toyota se caracteriza por buscar la excelencia, mirar a largo plazo, optimizar cada proceso al milímetro, en cultivar el liderazgo, los equipos y la cultura, tener unas relaciones con proveedores magníficas y en aprender. ¿Haces esto en tu empresa? Si no lo haces, deberías.

Generalmente las empresas, ya sean grandes o pequeñas hacen todo lo contrario. La concepción que tenemos de gestionar la empresa en España, sea grande o pequeña es todo lo opuesto a lo que propone Toyota: nos olvidamos de los detalles, miramos al día a día, no dejamos que los trabajadores piensen por sí mismo, los tratamos como mal, apretamos a nuestros proveedores todo lo que podemos y más etc. Os suena esto ¿verdad?

Debemos dejar claro una cosa, el sistema TPS no se trata sólo de una forma de gestionar la empresa o de trabajar, se trata de una filosofía, de una cultura.

¿Cuál es la filosofía que sigue tu empresa?

El plan estratégico no sirve para nada

La historia de Toyota es la de David contra Goliat (Ford, en este caso). En una economía basada en la producción en masa o de escala, para Toyota resultaba imposible competir en esas condiciones, más aún si cabe tras la destrucción provocada por las bombas atómicas, donde gran parte de sus proveedores fueron destruidos. Fue la necesidad lo que les hizo agudizar el ingenio y diseñar un nuevo sistema, allá por los años 50, donde el TPS comenzó a surgir. Su desarrollo duró décadas. No fue algo que se hizo de un día para otro. Se tuvo que aprender a base de muchos errores, porque unos de sus principios es eso, precisamente. El sistema del just in time, de sobra conocido, fue fruto de la necesidad. Toyota no disponía de grandes almacenes donde acumular su stock. Fue por esto que tuvieron que desarrollar el sistema pieza a pieza, basado en la flexibilidad.

Errores que pueden llevar a tu empresa a la ruina

Debemos ser realistas, desarrollar un modelo como el de Toyota, tan perfecto como fue en su día es muy difícil Pero lo que sí debería hacer toda empresa es aplicar todos sus principios para ganar en eficiencia. Al mismo tiempo, es clave el cambio de mentalidad. Eficiencia no significa pagar menos a tus empleados o que hagan horas extra sin pagarlas. Eso es propio de empresas chapuceras y mal gestionadas.

Si quieres que tu empresa sea eficiente debes empezar, primero, por cambiar tu forma de pensar, de gestionar y entender lo que significa de verdad la palabra eficiencia. ¿Sabrías decir exactamente cuánto tiempo lleva fabricar un producto desde que entra por la fábrica la materia prima hasta que sale por la puerta? ¿Sabes decir cuántas visitas necesitan hacer tus comerciales para realizar una venta y cuando dinero se gasta en ello? ¿Tienes el stock justo o por el contrario tienes acumulado «por si a caso»? Estas preguntas, por si solas no tienen que ver con la filosofía de Toyota, no nos engañemos. Se trata de algo mucho más complejo que lleva años implementar. Sólo son unas cuestiones en las que deberías pensar. Si no has sabido dar una respuesta exacta, tienes un problema.

Servicios